El sofá que te moló de casa de tu abuela ya forma parte de tu día a día, las luces de flamenco ya están bien colocadas, la piña-hucha aunque siga vacía ha encontrado ya su nueva función de decoración, ya solo falta que te puedas apoyar en esos cojines tropicales que estabas buscando para darle el toque final a la habitación, al salón, a la terraza o al balcón!

Imagínate dormir cada día tu siesta de cuatro horas rodeado de estos preciosos cojines tropicales, ideal para soñar con flamencos y piñas en playas paradisiacas con piña colada en mano.

O sino imagina recibir la visita de tu media piña y que se fije más en tus cojines tropicales que en ti. Bueno, eso no te molará tanto. Pero impresionar en las primeras citas es el objetivo de cualquiera. Y lo sabes. Y si la cosa va pa’lante y os peleáis a cojinazos siempre podrá llevarse en la cara un golpe tropical y fresco. ¡ZAS! Piña en toda la cara. y ¡ZAS! flamenco en todo el culito.

 

Mostrando todos los resultados (2)