El sof√° que te mol√≥ de casa de tu abuela ya forma parte de tu d√≠a a d√≠a, las luces de flamenco ya est√°n bien colocadas, la pi√Īa-hucha aunque siga vac√≠a ha encontrado ya su nueva funci√≥n de decoraci√≥n, ya solo falta que te puedas apoyar en esos¬†cojines tropicales que estabas buscando para darle el toque final a la habitaci√≥n, al sal√≥n, a la terraza o al balc√≥n!

Imag√≠nate dormir cada d√≠a tu siesta de cuatro horas rodeado de estos preciosos cojines tropicales, ideal para so√Īar con flamencos y pi√Īas en playas paradisiacas con pi√Īa colada en mano.

O sino imagina recibir la visita de tu media pi√Īa y que se fije m√°s en tus cojines tropicales que en ti. Bueno, eso no te molar√° tanto. Pero impresionar en las primeras citas es el objetivo de cualquiera. Y lo sabes. Y si la cosa va pa’lante y os pele√°is a cojinazos siempre podr√° llevarse en la cara un golpe tropical y fresco. ¬°ZAS! Pi√Īa en toda la cara. y ¬°ZAS! flamenco en todo el culito.

 

Mostrando todos los resultados (2)