Lo de que la hora de la comida es una cosa sagrada no es nada nuevo. Pero, ¿qué me cuentas de las benditas sobremesas? ¡Eso debería de ser considerado patrimonio cultural! Pues imagínatelas encima con tu mantel tropical… En ese caso lo reconocería ¡hasta la UNESCO!

Mostrando todos los resultados (2)